Irradiación con iones pesados

Los protones son la forma más probada de radiación iónica. Este último también incluye la irradiación con iones pesados. Los iones pesados a menudo se describen como “mejores” porque son una variante más nueva y aún no tan conocida de la radioterapia. Sin embargo, el hecho es que, por el momento, se trata de un método experimental. Los iones de carbono se utilizan principalmente aquí. Aunque los iones pesados tienen menos dispersión lateral, se forma una “cola de radiación dispersa” radiactiva detrás del tumor por la explosión de los iones mismos, que destruye de nuevo la precisión. La esperanza de conseguir mayores dosis tumorales y proteger los tejidos sanos no se cumplió, ya que su mayor eficacia biológica, a diferencia de la radiación de protones, no se encuentra en el tumor, sino alrededor de él: “El mayor efecto biológico de los iones pesados al final de su recorrido sólo se produce a dosis bajas, ya no en el tumor”.